La tasa de renuncias, que mide las personas que abandonan voluntariamente el empleo como proporción del empleo total, se mantuvo en 2,2%

Las ofertas de empleo en Estados Unidos tuvieron pocos cambios en febrero respecto al mes anterior, lo que sugiere que la demanda laboral se está estabilizando en un nivel elevado.

El número de puestos disponibles aumentó a 8,76 millones, reflejando principalmente un repunte en las finanzas y el gobierno estatal y local, desde una cifra revisada a la baja de 8,75 millones en enero. El informe del martes de la Encuesta sobre ofertas de empleo y rotación laboral de la Oficina de Estadísticas Laborales (Jolts) también mostró un aumento en la contratación.

La Reserva Federal ha estado buscando condiciones más suaves en el mercado laboral, idealmente a través de menos puestos vacantes en lugar de pérdidas directas de empleos. Mientras las vacantes sigan siendo elevadas, es probable que los salarios sigan creciendo, lo que también podría poner en riesgo una inflación persistente.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, reiteró la semana pasada que el banco central no tiene prisa por recortar las tasas de interés y que a las autoridades les gustaría ver más evidencia de que la inflación está retrocediendo de manera sostenible antes de hacerlo.

Al mismo tiempo, hay algunos signos de que el mercado laboral se está debilitando. Las aperturas cayeron en información, atención sanitaria y comercio minorista. Además, los despidos aumentaron a un máximo de casi un año debido a un repunte de los despidos en el sector del ocio y la hostelería, según mostró el informe Jolts.

La llamada tasa de renuncias, que mide las personas que abandonan voluntariamente el empleo como proporción del empleo total, se mantuvo en 2,2%, la más baja desde 2020. La moderación en las renuncias sugiere que los estadounidenses se sienten menos seguros de su capacidad para encontrar otros puestos en la situación actual del mercado, o refleja una prima salarial menor para las personas que buscan cambiar de trabajo.

La llamada tasa de renuncias, que mide las personas que abandonan voluntariamente el empleo como proporción del empleo total, se mantuvo en 2,2%, la más baja desde 2020. La moderación en las renuncias sugiere que los estadounidenses se sienten menos seguros de su capacidad para encontrar otros puestos en la situación actual del mercado, o refleja una prima salarial menor para las personas que buscan cambiar de trabajo.

La proporción de vacantes con respecto a los desempleados disminuyó a un mínimo de cuatro meses de 1,36. Si bien sigue siendo algo indicativo de un mercado laboral ajustado, la cifra ha disminuido sustancialmente durante el año pasado. En su punto máximo en 2022, la proporción era de dos a uno.

Lo que dice Bloomberg Economics

Con la caída de la proporción de vacantes y trabajadores desempleados en medio del aumento del desempleo, esperamos que las presiones salariales disminuyan en el futuro. A medida que el mercado laboral se alinee mejor y las presiones salariales disminuyan, la Reserva Federal debería sentirse más cómoda con la idea de recortar las tasas este verano”.

Los datos de JOLTS preceden al informe mensual de empleo del gobierno al final de la semana, que los economistas pronosticaron que mostrará que los empleadores agregaron más de 200.000 puestos de trabajo por cuarto mes consecutivo en marzo.

Algunos economistas han cuestionado la confiabilidad de las estadísticas Jolts en parte debido a la baja tasa de respuesta de la encuesta.

Publicado en La República

Ver artículo original