La Reserva Federal (Fed) contempla de forma más clara la posibilidad de que la economía estadounidense se enfríe y entre a recesión para el próximo 2023. Así se desprende de las minutas de la pasada reunión de principios de mes de la entidad publicada.

De acuerdo con el documento, “el personal continuó evaluando los riesgos” de la economía, los cuales ya estaban proyectados a la baja, y “observaron la posiblidad de que la economía pueda entrar en recesión en algún momento del próximo año”.

Este riesgo, del primero que habla la Fed desde el inicio de la política alcista en marzo, arrojaría una posibilidad del 50% de una recesión en la principal economía del mundo, como consecuencia de un gasto de los hogares a un menor ritmo, nuevas alzas de interés y una deslucida perspectiva macroeconómica mundial. Leer más.