Colombia participa en alrededor 15 acuerdos de libre comercio en donde uno de los beneficios, de parte y parte, es que los bienes y servicios tengan arancel cero.

Este viernes, el presidente de la República Gustavo Petro anunció un plan para mitigar el impacto de la tendencia a la alza de las tasas de interés, por lo que según explicó, significa un problema para la economía productiva del país. Entre la hoja del ruta del plan se encuentra el pedido a la banca privada de mediar sus tasas de intermediación, y le incremento en aranceles.

«El Gobierno debe mitigar el riesgo que se somete la economía productiva con el alza de las tasas de interés. Le pido a la banca privada que reduzca al máximo la tasa de intermediación en los créditos para el sector productivo, incluido el de vivienda», dice.

Dice, además, que este recurso debe ir en compañía de la respuesta de tener mayores aranceles para proteger los sectores de la industria y la agricultura. «Esto también ayuda a proteger el trabajo nacional», añade.

A este anuncio, entidades y economistas han advertido del impacto que tendría el alza de aranceles en la economía local. Para esto, se definen a los aranceles como los impuestos que se cobran a productos que vienen del exterior, que no se producen en Colombia o cuya fabricación local es insuficiente y son necesarios para la industria y/o mejorar la vida de los colombianos.

María Claudia Lacouture, presidenta de la Cámara de Comercio Colombo Americana, AmCham Colombia, explicó que si se aumentan los aranceles para ciertos productos del exterior, aumentarán los precios finales del consumidor. «Además, los países de origen tienen la posibilidad de tomar medidas proporcionales en aras de equilibrar la cancha y a su vez imponer aranceles a los productos colombianos que se exporten a esos mercados». Leer más.

Imagen recuperada de: La República