La administración de Joe Biden dijo que reanudó los planes para el desarrollo de petróleo y gas en tierras federales, una medida que podría romper una promesa que hizo el presidente durante su campaña electoral. El plan exige que el Gobierno arriende menos acres para perforar que los propuestos inicialmente, cobre regalías más elevadas a las compañías de petróleo y gas y evalúe el impacto climático del desarrollo de los acres.  Continuar leyendo aquí.