Los líderes del G-7 acordaron prohibir transacciones en oro con el banco central ruso y el acceso a préstamos del FMI y Banco Mundial. Estados Unidos anunció un nuevo paquete de sanciones contra las élites rusas, los legisladores y las empresas de defensa, castigos diseñados para aumentar la presión sobre Moscú por su invasión de Ucrania. Continuar leyendo aquí.