El país cerró el año con aumento de 5,7% del PIB, impulsado por auge del consumo; el mayor crecimiento desde el 7,2% de 1984. El crecimiento económico de Estados Unidos se aceleró en el cuarto trimestre gracias a que las empresas repusieron sus agotados inventarios para satisfacer la fuerte demanda de bienes, lo que contribuyó a que en 2021 tuviera sus mejores resultados en casi cuatro décadas.