El IPC subió un 0,9% desde septiembre, el mayor avance en cuatro meses. La estimación de analistas era del 5,9% anual y 0,6% mensual. Los precios pagados por los consumidores estadounidenses se aceleraron en octubre respecto al año anterior en la mayor cantidad desde 1990, excediendo los pronósticos y contribuyendo a la evidencia de la construcción de presiones inflacionarias a medida que las empresas encuentran más éxito en traspasar costos más altos.
Continuar leyendo aquí.