El gasto combinado en tarjetas de débito y crédito aumentó 26% interanual, pero las tasas de pago con tarjeta se estabilizaron. Los cuatro bancos de consumo más grandes de Estados Unidos registraron otro trimestre sólido esta semana, ya que la recuperación de la economía les permitió liberar más efectivo que habían reservado para pérdidas por la pandemia, mientras que el auge de las fusiones, el financiamiento de capital y la actividad comercial también impulsaron sus resultados finales.

Continuar leyendo aquí.