La combinación de problemas de transporte sin precedentes en el país y la escasez de materiales, entre las principales razones. Los precios pagados por los consumidores estadounidenses subieron más de lo previsto en septiembre, retomando un ritmo de crecimiento más rápido y subrayando la persistencia de las presiones inflacionarias en la economía.

El índice de precios al consumo aumentó 0,4% respecto a agosto, según datos del Departamento de Trabajo publicados el miércoles…

Continuar leyendo aquí.