Los grandes bancos de EE.UU. han cedido ante las quejas de sus empleados júnior, o de menor antigüedad, por las largas jornadas de trabajo que denunciaron a principios de este año y han anunciado subidas de salario en torno al 30 % para los niveles de entrada, según informaron este lunes medios locales. El último de ellos, Goldman Sachs, anunciará esta semana cuantiosos aumentos en el salario base anual, de 85.000 a 110.000 dólares para sus empleados de primer año, de 100.000 a 125.000 dólares para los analistas de segundo año y de 125.000 a 150.000 para otros cargos de más responsabilidad, informó el diario The New York Post.
Continuar leyendo aquí.