Los distribuidores fueron acusados ​​de controles laxos que permitieron el desvío de cantidades masivas de analgésicos adictivos. Un grupo de fiscales generales estatales dio a conocer el miércoles un acuerdo histórico de US$26.000 millones para resolver acusaciones de que los tres mayores distribuidores de medicamentos de Estados Unidos y Johnson & Johnson ayudaron a alimentar una crisis de adicción a los opioides en todo el país.

Según la propuesta de acuerdo, los distribuidores McKesson Corp, Cardinal Health Inc y AmerisourceBergen Corp deberán pagar un total de 21.000 millones de dólares, mientras que Johnson & Johnson pagará US$5.000

Continuar leyendo aquí.