El solicitante debe demostrar solidez en la inversión y el valor inicial deberá ser mayor a US$100.000. las proyecciones de la compañía deben estar por encima de cinco años.

Las crisis de los últimos dos años a nivel mundial han dibujado a los emprendedores nuevos caminos para desarrollar sus ideas de negocio, por ende, instalar sus operaciones en otro país es hoy una herramienta fundamental para escalar a nuevos mercados.

En la lista de opciones, Estados Unidos es uno de los destinos preferidos por las startups. Por ello, existen visas especializadas en inversión que se adecuan al perfil de lo que buscan los emprendedores. Es el caso de la visa E-2 o bien llamada de inversionistas.

Continuar leyendo aquí.