El índice de precios al consumidor subió 0,6% con respecto al mes anterior, por encima de las expectativas del mercado para el año

Los precios pagados por los consumidores estadounidenses aumentaron en mayo más de lo previsto, extendiendo un aumento de la inflación de meses que corre el riesgo de consolidarse a medida que la economía se fortalece.

El Índice de Precios al Consumidor subió 0,6%, el segundo mayor avance en más de una década. Aunque distorsionado por la pandemia, el IPC saltó 5% respecto al año anterior, la mayor ganancia anual desde agosto de 2008, según datos del Departamento de Trabajo.

Continuar leyendo aquí.