Luego de que se retirara el proyecto ante la presión de la protesta social y críticas gremiales, los ojos de los inversionistas están en cómo se cerrará el déficit fiscal.
Ante la presión de la protesta social por más de cuatro días y la crítica de partidos y de gremios, el presidente Iván Duque solicitó retirar del Congreso el proyecto de ley de solidaridad sostenible, radicado por el Ministerio de Hacienda. Además, se comprometió a no tocar el IVA en bienes y servicios y tampoco ampliar la base de renta; dos puntos que sumarían cerca de $13 billones. El problema para los técnicos es que, sin estos dos impuestos, la tributaria se quedaría sin soporte financiero y la propuesta sumaría menos de $10 billones (o 1% del PIB), cifra que, según el economista jefe de Corficolombiana, José Ignacio López, es justo el umbral a recaudar, y sería lo exacto que no podría en juego la sostenibilidad de la deuda. Anif ha sido más estricto al explicar que si no se logra un 1,5% del PIB en recaudo, no se podría hacer un saneamiento adecuado de las finanzas públicas.
Continuar leyendo aquí.