El tema migratorio ha comenzado a convertirse en un verdadero dolor de cabeza para el presidente Joe Biden. Y uno, además, con serias complicaciones políticas y electorales que podría descarrilar a su joven administración.

Desde la campaña, el líder demócrata había prometido que trataría el problema como una de sus máximas prioridades de gobierno, deshaciendo de inmediato muchas de las polémicas medidas que implementó Donald Trump durante sus cuatro años en el poder.

Continuar leyendo aquí.