El presidente estadounidense, Joe Biden, está planeando el primer aumento importante de impuestos federales desde 1993 para ayudar a financiar el programa económico a largo plazo, como seguimiento de su proyecto de estímulo.
La iniciativa, que se espera sea aún mayor que el plan de ayuda, no dependerá de la deuda pública como fuente de financiamiento. Si bien está claro que los aumentos de impuestos serán un componente, los asesores preparan un paquete de medidas que podría incluir un aumento tanto de la tasa impositiva corporativa como de la tasa individual para personas de altos ingresos.