Los defensores del plan de Biden dicen que es un factor clave para atacar la desigualdad; especialmente en comunidades no blancas que sufren más por los perjuicios de la pandemia de COVID-19.

El aumento del salario mínimo propuesto por el presidente estadounidense, Joe Biden, eliminaría 1,4 millones de puestos de trabajo pero sacaría de la pobreza a 900.000 personas, según un estudio publicado el lunes.

La iniciativa también fortalecería la remuneración de otros 27 millones de trabajadores, según un informe de la oficina de presupuesto del Congreso (CBO) que mostró que el aumento general de ingresos superará lo que se pierda por los proyectados recortes de puestos de trabajo.

Continuar leyendo aquí.