Que el precio del grano en Wall Street esté sobre US$1, es uno de los factores que generaron contratos hasta 2022

Hace unos días el Dane reportó que el café disminuyó su aporte al PIB general y al agropecuario en el primer trimestre, pero detrás de esto hay un ambiente de normalidad porque los meses iniciales del año son quietos y la cosecha llega con fuerza entre abril y mayo.

De hecho, en los primeros cuatro meses del año la producción de café llegó a 3,6 millones de sacos; y en lo corrido del año cafetero (octubre-abril), esta va en 8,1 millones de sacos. Pero mientras eso pasa en Colombia, en el exterior el grano nacional así no haya terminado ni si quiera la cosecha del primer semestre, ya está firmando contratos para 2021 y hasta 2022

Es decir, así no haya café, a multinacionales como Starbucks, desde ya se les está vendiendo. Todo por cuenta de que el sector vive el mejor momento de su historia desde que empezaron a registrarse precios que jamás se habían visto.

Hoy por hoy la carga de 125 Kg continúa arriba de $1 millón ($1.030.000 al cierre del viernes); y en la Bolsa de Nueva York el precio está a US$1,03.
Como este año, esos valores han subido entre 20% y hasta 25%, los exportadores decidieron tomar el riesgo de negociar con los precios actuales, previendo que para el próximo año o para 2022, esos buenos números caigan.

El ánimo ha sido tal que, según explicó Gustavo Andrés Gómez, presidente de Asoexport, “el valor podría estar entre US$150 millones del total de todas las transacciones para los próximos años. En teoría, el café normalmente se negocia a futuro, pero la mayoría lo hace fijando contratos a tres o seis meses, incluso hasta un año o un poco menos; pero a más, es por este tema de precios”.

Continuar leyendo aquí.