El pasado viernes se cumplió el octavo año desde que entró en vigencia el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Colombia y Estados Unidos que hoy tiene a la primera potencia como el principal destino de las exportaciones nacionales, con cifras del orden de 10.000 millones de dólares anuales en despachos, como lo ha reportado el Departamento Nacional de Estadística (Dane).

De este lapso, los dos últimos años han sido los más complicados, enmarcados por una guerra comercial de Estados Unidos y China, y ahora la pandemia, que le resta dinámica al comercio global, al punto que los volúmenes de mercancía caerían hasta un “histórico” 32 %, como lo ha advertido la Organización Mundial del Comercio.

Pero aún con esta difícil situación, expertos del sector de comercio exterior que se reunieron en el Conversatorio Amcham (Cámara de Comercio Colombo Americana) sobre ochos años del TLC con Estados Unidos, están de acuerdo en que es una oportunidad para potenciar las ventas no petroleras al mercado norteamericano, y tener una oferta más variada de la que tiene un país como México, por ejemplo, que hoy exporta unos 450.000 millones de dólares a territorio estadounidense, según el Banco Mundial.

En este sentido, Martín Gustavo Ibarra, presidente de Araújo Ibarra Consultores Internacionales, mencionó que es la oportunidad para que Colombia se libere de la “petroadicción”, en tanto que el crudo ha sido, en prmedio, el 66,3 % de las ventas hacia el mercado más grande del mundo (ver Paréntesis).

“Cuando analizamos, vemos que Colombia es un país que tiene todo para triunfar hacia el futuro: tenemos localización; quedamos más cerca de los estados de la costa este de Estados Unidos que México; tenemos 14 zonas francas en el Caribe; 16 puertos; el mejor aeropuerto (El Dorado) de América Latina para carga aérea con el flete más barato del mundo para manufacturas, después de Panamá”, señaló Ibarra.

Continuar leyendo aquí.